Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los televisores han evolucionado a pasos agigantados en los últimos años, con un nombre propio: OLED. Televisores como el Philips OLED+ utilizan esta tecnología para lograr la mejor calidad de imagen, contrastes y color, junto con un sonido a la altura para conseguir una experiencia redonda. ¿Qué es OLED, cómo funciona y qué beneficios tiene la tecnología más de moda en los televisores modernos?

En qué consiste la tecnología OLED

Para explicar en qué consiste la tecnología OLED tenemos que definir el funcionamiento interno de un televisor. Los modelos modernos disponen de un panel en el que se encuentra una malla de píxeles, cada uno de los cuales reproduce un color para, en su conjunto, formar la imagen que los usuarios vemos. Cada píxel cambia su color varias veces por segundo, creando así el concepto de vídeo que no deja de ser una secuencia de fotogramas.

El panel es el componente fundamental de cualquier televisor, y existen varias tecnologías tanto de composición y fabricación, como de funcionamiento. Dos son las principales en el mercado actual: LED y OLED.

La tecnología LED es la veterana, con muchos años de experiencia a sus espaldas y que aunque ofrece una gran calidad, ya ha sido superada en el mercado. LED es el acrónimo de Light Emitting Diode, o diodo emisor de luz, que refleja cómo funciona su tecnología: en LED, la capa que emite el color está acompañada de varias más, entre las que se encuentra una que específicamente se encarga de aportar luz al panel para lograr así los diferentes contrastes.

OLED, por el contrario, es una tecnología mucho más reciente que muchos definen como sucesora de LED, al heredar buena parte de su funcionamiento. Se refiere a organic light-emitting diode o diodo orgánico de emisión de luz, e incluye una diferencia muy específica pero a la vez fundamental para entender por qué es lo último y lo mejor en paneles de televisiones: se fabrica con compuestos orgánicos y no requiere de retroiluminación, de forma que no existe una capa que artificialmente esté aportando el contraste.

Esto permite que los píxeles en OLED puedan encenderse/apagarse individualmente, al contrario que en LED que se enciende/apaga una luz de fondo. Esto conlleva una serie de beneficios tales como un mejor contraste o colores más vivos y reales, entre otros.

Los televisores OLED son, además, más finos, flexibles y pequeños, y tanto su diseño como las opciones que ofrece son muy superiores a los LED. Dado el poco tiempo que OLED lleva en el mercado los fabricantes apenas están aprovechando este nuevo panorama de posibilidades, pero desde luego será muy tenido en cuenta en los nuevos modelos de los próximos años.

En el presente, OLED es la tecnología que lleva el liderato en cuanto a calidad de imagen y posibilidades se refiere. Esto no quiere decir que LED sea una mala tecnología; todo lo contrario, OLED es una evolución superior pensada para los que quieran tener lo mejor en sus pantallas gracias a televisores como Philips OLED+; por su parte, LED se ha situado como una genial alternativa con geniales resultados, innumerables funcionalidades y una gran relación calidad/precio.

Lo que OLED implica a la calidad de imagen

La llegada de OLED supuso un antes y un después en varios aspectos relacionados con la calidad de imagen y la experiencia del usuario, siendo un panel que por su funcionamiento y construcción ha permitido mejorar de forma muy significativa la parte técnica, y con ella lo que los consumidores percibimos.

En primer lugar, el color negro en OLED es mucho más negro que en LED, donde solían ser más un gris oscuro-casi-negro, pero alejado del negro real que ahora sí se percibe en un panel OLED. Una imagen vale más que mil palabras:

Esto es debido a la iluminación individual de OLED, donde cada píxel es capaz de crear su propia iluminación sin enturbiar el entorno. En LED la luz afecta a varias zonas o grupos de píxeles, creándose así esa iluminación no deseada.

Pero además del negro, el resto de colores también se ven afectados. OLED es capaz de reproducir un espectro de color más amplio, es decir, colores mucho más vivos y reales, y los contrastes son los mejores del mercado. Además, el ángulo de visión que se logra es también más amplio, de 84 grados frente a los 54 posibles en LED, de forma que puede disfrutarse desde más posiciones frente al televisor sin perder calidad en la imagen.

Aunque la calidad de imagen es el principal beneficiado de la tecnología OLED, no podemos olvidar también las ventajas relativas al diseño y a la estética: los televisores con tecnología OLED permiten nuevos formatos, y en el futuro también nuevas posibilidades aún por descubrir. Además, también son más eficientes que otras tecnologías ya que utilizan la energía sólo para iluminar aquellos píxeles que lo necesitan, de forma que su consumo general es más reducido.

Un televisor OLED acompañado de lo mejor

OLED se está situando como una tecnología puntera y por ahora exclusiva de los televisores que ofrecen la mejor calidad, siendo productos pensados para los usuarios que busquen lo mejor. Aunque comenzó siendo una tecnología extraordinariamente cara, con el paso de los años —y como suele ocurrir en el mundo de la tecnología— ha ido reduciendo sus precios hasta los modelos más económicos que conocemos hoy en día.

Afortunadamente, un televisor OLED va acompañado de la mejor tecnología capaz de aportar la mejor calidad no solo en imagen, también en sonido, así como una grata experiencia para el usuario.

 

Por ejemplo, el panel OLED suele llevar una resolución 4K que, con sus 8.294.400 píxeles (recuerda, orgánicos) permitirán representar hasta el más mínimo detalle siempre que el contenido sea compatible. En cuanto a contenido se refiere, lamentablemente los canales de televisión continúan haciendo pruebas piloto de sus emisiones en 4K, pero afortunadamente se tratan de televisores conectados y con capacidades de Smart TV con las que podremos reproducir contenido que sí tenga esta elevada resolución, como Netflix o Rakuten TV.

Que sea una Smart TV no significa simplemente que se pueda reproducir contenido en streaming. Generalmente los televisores incluyen completos sistemas operativos como Android TV, que a su vez dispone de multitud de funcionalidades integradas que pueden ser ampliadas a través de la instalación de aplicaciones. Los modelos más recientes también incluyen asistentes integrados como el de Google, con el que podrás conversar e incluso interactuar tanto con el televisor como con otros dispositivos.

Un televisor OLED es siempre un televisor muy completo que permite encontrar la mejor experiencia cuando estamos frente a él. Además de lo ya mencionado, los fabricantes incorporan sus propias tecnologías para hacerlos diferentes: en el caso de Philips con su gama de televisores OLED+, estas tecnologías propias son tres y se refieren a la mejora de la imagen, al sonido y a la experiencia.

La mejora de la imagen se centra en el motor Philips P5, un mecanismo de procesamiento que permite mejorar la imagen original para ajustar aspectos tales como el brillo y las sombras, los colores o el movimiento. Este procesamiento, llamado Perfect Natural Reality, se realiza de forma completamente automática y sin intervención por parte del usuario.

Para el sonido, el conocido fabricante inglés de productos de audio Bowers & Wilkins ha participado en el diseño y creación del sistema de sonido de los Philips OLED+. El resultado ha sido un sistema 2.1 completamente integrado en el diseño del televisor, y que ofrece un sonido de la mejor calidad, profundos graves y un nivel de detalle espectacular incluso a volúmenes bajos. Todo el mecanismo ha sido integrado en el delgado cuerpo del televisor, pasando desapercibido y por supuesto encajando con el resto de la estética del dispositivo.

Por último, la experiencia del Philips OLED+ se ve complementada con el uso de la tecnología Ambilight de 3 lados. Gracias a ella, el televisor utiliza un conjunto de LED inteligentes situados en la zona trasera para emitir una iluminación de fondo, proyectando así los colores de la pantalla y logrando así una mayor inmersión en lo que estemos viendo. Una experiencia mucho más envolvente capaz de adaptarse a cualquier tipo de contenidos que veas en tu televisor, incluyendo canales de televisión, emisiones por streaming o videojuegos.

Para los que no necesiten un televisor con ‘lo mejor’ del mercado, existen otras tecnologías como la ya mencionada LED: televisores con precios más económicos y con características y funcionalidades capaces de cumplir sobradamente con las expectativas de muchos. Televisores como Philips ‘the one’ incluyen 4K, tecnologías de mejora de imagen (Philips P5, HDR10+ o Dolby Vision), de audio (Dolby Atmos), Ambilight y Android TV integrado, siendo una apuesta muy interesante en lo referente a la siempre importante relación calidad/precio.

Imágenes | Philips